Cuando los ojos se humedecen, cuando la boca calla, cuando todo toma otra dimensión.

15 12 2010

No sé porqué, ni porqué hoy, pero he sentido la necesidad de compartir algo con vosotros:

Hace ya casi 5 meses que mi cuerpo se encontraba totalmente sumergido en pleno Sudeste Asiático, un lugar tropical, con buen clima, barato, con playas de fina y blanca arena, en donde la calma y la sencillez de las gentes hacen que el viaje sea siempre un viaje de placer, de descubrimiento, de conocer lugares bellos, tierras bellas, gentes bellas… El Sudeste Asiático, no lo neguemos, es un lugar estupendo, pero como todo, tiene su cara más amarga, una cara amarga que desgarra momentánea y inmediatamente todas estas ideas preconcebidas que occidente suele tener de lugares como estos. Pues bien, en Camboya, más concretamente en su vibrante y cambiante capital, Phnom Penh, nos ocurrió algo que sabíamos que nos ocurriría pero que nunca imaginamos que nos iba a afectar tanto.

Debían ser alrededor de las 9 de la mañana cuando emprendimos un corto trayecto de 15 kilómetros hasta Choeung Ek, un lugar más conocido como los killing fields o los campos de exterminio en donde entre 1975 y 1978 se asesinaron con una crueldad realmente feroz y salvaje, a más de 17.000 hombres, mujeres, niños y bebés. Una vez allí, esa agradable sensación de estar en una ciudad que no descansa, esa sensación de que el ritmo del viaje no debe parar y esas ganas de descubrir mucho más se apagaron repentinamente. Entrar en Choeung Ek es viajar a lo más oscuro de la raza humana.

No voy a contar mucho más sobre las atrocidades que en ese tranquilo y alejado campo se cometieron, ni que cuando uno pasea por la zona aún se encuentra con restos humanos a sus pies, ni que a los bebés los asesinaban golpeándolos en un enorme árbol testimonio e involuntario causante de tanta miseria… No creo que haga falta ir más lejos… Es allí cuando uno se da cuenta que el radiante sol tropical deja paso a unas densas y tormentosas nubes monzónicas, con ganas de borrar todo lo sucedido en esa mísera y llana tierra.

Pisar muerte, sentirte indigno de estar allí, a la vez orgulloso de una población cuyo rostro cambia totalmente tras la visita al lugar, y ver, como poco a poco, los camboyanos y camboyanas luchan para olvidar un pasado atroz, algo que no debería estar en la memória ni de los más malvados de este Planeta, un Planeta que quizás tenga demasiados contrastes, demasiadas puntas, demasiadas espinas…

Espinas como las que rodean los edificios de Tuol Sleng, la S-21, una antigua escuela convertida en sala de torturas, otra atrocidad más que no dudamos en visitar tras el impacto del lugar anterior.

A la entrada, un hombre con las dos piernas seccionadas por los efectos de las aún presentes minas, una cicatriz imborrable de la trágica historia de una gente que se dedicaba a cultivar arroz para subsistir… Pero dentro, el asunto es aún más deplorable, más repugnante, más desesperanzador…

Todas y cada una de las salas que conforman el edificio tienen su historia. Pese a la tranquilidad del lugar, no es difícil imaginar los gritos, los sonidos desesperados de todos aquellos que perdieron la dignidad sufriendo los más terribles dolores que jamás haya imaginado que pueden ser causados, las cadenas atadas a las estructuras metálicas de las camas, la sangre, el sufrimiento, los llantos… Allí, todo cobra otra dimensión. Tras ver, una a una, las caras de quienes no tuvieron suerte de vivir una vida tranquila, las imágenes en la mente se repiten. Demasiado fuertes, demasiado atroces.

Y llegas al patio central, de nuevo, y entonces entiendes porque hay gente sentada, pensando, algunos, como yo, llorando, de angústia, de impoténcia por todas esas vidas…  Y es inevitable buscar a algún lugareño. Mirarle. Cruzar una mirada de milésimas de segundo, y sentir que sin palabras, una estrecha relación, un fuerte sentimiento de empatía se ha transmitido.

Lejos quedan las maravillas de Angkor, o los delfines en peligro de extinción del Mekong, ahora solo importa una cosa, Camboya. Porque alzas la vista y la ves. Una tela de dos bandas azules y una roja con Angkor Wat en el centro. Es la bandera, es la bandera de un pueblo que se supera, la bandera de la superación, una bandera de la que estar orgulloso, porque sin duda, en esos momentos, me sentía orgulloso de ser un poco más camboyano. Cierras los ojos. Poco a poco vuelves a la realidad, al caos, al motor, al humo… Todo sigue igual. Nada del entorno ha cambiado, pero sin embargo parece todo diferente. El cambio, amigo, lo has hecho tu.

Los ojos vuelven a humedecerse, la boca se vuelva a callar y ahora si, tras la reflexión, todo vuelve a tomar otra dimensión.


Acciones

Información

26 responses

15 12 2010
Victor

Bueno blai… me has dejado impactado con la forma de escribir este artículo.

No tengo palabras… lo siento.

15 12 2010
carme

Hola Blai,

El ser humano es el responsable de lindezas como las de ése campo. Por suerte somos capaces de lo mejor…
De todas formas, y a modo de explicación sobre algunos estados personales, debo asumir que yo sola no puedo cambiar el mundo, así que a ver si me relajo.

Un beso Blai
CC

15 12 2010
Ana

Blai, que madurez con solo 17 años, me has dejado sin palabras y con lagrimas en los ojos, y el pensar asi se lo debes a tus padres que te estan enseñando el mundo y te estan dando una educación magnifica, espero que mis nietas con tus años piensen como tu.
Un abrazo muy fuerte desde el sur.

15 12 2010
Helena

Hola Blai,
aunque sigo tus aventuras desde hace ya algún tiempo, aún no había comentado en tu blog, pero hoy, que me has dejado sin palabras, me animo.
¡Menuda entrada! ¡menuda forma de relatar lo vivido! No tengo palabras…
Un saludo

15 12 2010
Iker

Todo lo que hay que decir ya lo han dicho el resto de las personas.

Solo espero que acordarnos de lo sucedido sirva para que nadie vuelva a revivirlo.

15 12 2010
M.Teresa (Dakar)

Hola Blai
Tras el profundo impacto inicial después de la lectura de esta cruda vivencia, me queda un buen sabor de boca al pensar que con jóvenes como té, con tus sentimientos, sensibilidad, coherencia … es posible un mundo mejor.

Felicitats maco!

M.Teresa

15 12 2010
btc93

Muchísimas gracias a todos y a todas! Si os soy sincero no me esperaba que me leyera hoy tanta gente, de verdad. Me ha sorprendido mucho llegar y recibir todos estos mensajes que solo hacen que animarme aún más para seguir con el blog. De nuevo, gracias!

– Victor: Pues qué te voy a decir, yo… Eso hay que verlo. Jamás he estado en un campo de concentración nazi, pero me imagino que cuando lo haga, será algo similar… Gracias.

– Carme: Molte i moltes gràcies! Tens tota la raó del món. I amb aquetes coses són amb les que ens n’adonem… Per sort, encara hiha gent que vol canviar el món, units, comhauriem d’haver estat sempre. Gracies

– Ana. Muchas Gracias y bienvenida! Creo que en este aspecto he tenido mucha suerte, la verdad… Y ya verás como seguro que si, qe con alguien cercano con estos intereses, todo el mundo es capaz de ver que en la vida se siente, se huele, se sufre, se disfruta… La vida lo es todo.

– Helena: Hola Helena, me alegra que te hayas animado a comentarme. Muchas gracias de nuevo. Por cierto, me he dado un paseíllo por tu blog, muy interesante los relatos de Grecia, a ver si continúan, que le tengo unas ganas a este país…

– Iker: Hola de nuevo, amigo! Yo también lo espero. El camino se ha abierto y almenos, la gente responsable de todo esto está empezando ser debidamente juzgada. Sin ir más lejos, al día siguiente de nuestra visita a estos atroces lugares, se condenó a Kaing Guek Eav, conocido como Duch, principal responsable de la S-21. Las portadas de los diarios cubrían con emoción la noticia de la que todo el mundo hablaba. En fin… que al menos, años después, el sentimiento de justicia no se ha apagado…

– M.Teresa (Dakar): Muchas y muchas gracias M.Teresa. No me considero alguien que pueda ayudar a hacer un mundo mejor, pero si que me siento feliz de haber podido visitar estos lugares, pues son los que han ido modelando mi personalidad, mi manera de ver las cosas, mi manera de ver la vida. Gràcies de nou!

En fin, amigos! Veo que en general ha gustado el nuevo formato, así que espero que este artículo no sea el último de su tipo. Pese a que los diarios y demás seguirán siendo publicados (espero en vacaciones de Navidad adelantar varios capítulos) he creído que este tipo de artículos, cortos y concisos sobre un tema en concreto serán algo que tras un año de blog (lo inicié en enero de 2010) a lo que voy a recurrir en más ocasiones.

Hasta pronto!

17 12 2010
Vanessa Pulido

Blai!! (escriuré en castellà perquè tothom ho pugui entendre)

Increíble! Sólo puedo describir de este modo la sensación de leer este artículo, de perderse en sus líneas. Me has sorprendido mucho. Tanto por el hecho del que habla el artículo, que me ha… no sé cómo decirte… estremecido, como por la manera de escribirlo. Simplemente genial 😀

Espero que sigas escribiendo este blog mucho tiempo más porque es sensacional la enorme cantidad de textos, información, fotografías (preciosas e impactantes todas) y demás cosas que en sólo un año has conseguido publicar. Ánimo!

Un petó!!

Vanessa Pulido González

PD. Perquè no puguis dir que no et comentem 😉 I, ho sento, però t’ho haig de tornar a dir… Felicitats per aquest magnífic blog! 🙂

17 12 2010
btc93

No et pots ni imaginar la ilusió que m’ha fet el teu comentari, de veritat!!!!! Moltíssimes gràcies Vane, de debò!

Jo també estic molt content perquè tot i tenir només un any de vida, al blog encara li queda molt i molt per viatjar i per descobrir… I molt més amb tots aquests seguidors que té! Me n’alegro molt que t’hagi agradat l’artícle, és heavy el món, Vane.. Es heavy…

De debò i una altra vegada: GRÀCIES!

Un abraçada molt i molt forta!

18 12 2010
Dani

Increïble. No puc dir res més, apart de que no deixes de sorprendre’m. L’article és simplement … sorprenent.

Sent-te molt afortunat d’haver pogut viure una experiència tan traumàtica i alhora commovedora, estic segur que et deu ajudar a entendre i veure el món d’una forma totalment diferent. L’únic que puc pensar després de fer la vista enrere i analitzar situacions com la que Cambodja va viure, és que el món és un lloc injust. Que ningú en aquest planeta mereix patir vexacions i condemnes pel simple de fet de no seguir unes idees determinades, en aquest cas extremistes i totalitàries. És indignant que per culpa de personatges megalomaníacs, paranoics i sanguinaris com Pol Pot es trenquin els somnis i les perspectives de futur de tants innocents … No ho sé, en aquests moments sento una mena de fàstic envers la degeneració de la raça humana i unes ganes boges d’abraçar als cambodjans i de parlar amb ells.

Està molt bé que de tant en tant publiquis articles d’aquest tipus, trenquen una mica amb la monotonia dels relats i donen un aire molt dinàmic al blog – que m’agrada cada dia més. Estic molt content del fet que en només un any hagis pogut arribar a tanta gent. T’espera un futur viatger èpic, t’ho prometo!

Tinc moltes notícies i coses per dir-te, senyor! Suposo que em connectaré per la tarda, a veure si coincidim. Ànims amb el treball de recerca, fins aviat Blai!

19 12 2010
Aïna Gómez Picanyol

Blai aquest escrit és fantàstic, suposo que d’una manera o altra necessitaves extreure-ho de dins teu.
M’has deixat realment amb els pèls de gallina, l’escrit juntament amb la música que normalment acompanya m’han fet sentir(-ho) tot molt més fort.

Et prometo que m’hi passaré més sovint, Blai.

Una abraçada i no deixis d’escriure (jo fa temps que penso que m’he de buidar, com feiem abans, recordes? Però tinc la Pantone en blanc. Merda de coses que s’acumulen rere les altres i no et deixen temps per tu. Però després de llegir textos com aquest -t’aturen, t’obliguen a aturar-te i a pensar una mica més en el que realment el cos et vol dir).

Un petó Blai. Fins demà! ara a posar-se a la pell dels obrers del segle XIX !

21 12 2010
Isaac y Paula

Blai! No sólo tenemos que felicitarte por esta profunda reflexión sino que por un momento has conseguido transmitirnos una sensación que no tantas veces hemos vivido y en cuyos momentos sientes como todo se para y realmente VIVES!

Un abrazo muy fuerte compañero y … guarda esos recuerdos en tu album del año en oro en paño

21 12 2010
fran soler

Ezpelunante lugar Blai. Haces bien en contar experiencias como esta para que nos conciencemos sobre las atrocidades que puede llegar a cometer el ser humano, sea cual sea su raza. ¡Y que no se repitan!
Muchas gracias.

25 12 2010
Alicia

Hola Blai,
He entrado en tu blog para desearte Feliz Navidad y me he encontrado con este
artículo que me ha hecho recordar mi visita en agosto a Auschwitz, cuando estás allí lo sientes todo tan real que no se puede describir.
Te deseo que sigas con muchas ganas con el blog , me gusta leerte.
Feliz Navidad!!
Un beso

27 12 2010
btc93

Hola a todos, antes de nada, felices fiestas! Espero que la Nochebuena, la Navidad i en Catalunya, Sant Esteve, hayan servido pera llenar esos estómagos de ricos manjares! Y aún nos queda Nochevieja y Reyes, claro…
En fin, voy a contestaros a todos:

– Dani: Moltes gràcies Dani. Me n’alegro molt que t’hagi agradat l’artícle. La veritat és que és un lloc duríssim, però vaja, de tot se n’aprèn. Intentaré publicar més posts d’aquest tipus, és més, crec que ja sé de què tractarà el següent… Estigues atent! Fins aviat!

– Aïna: Molte sgràcies per passar per aquí, Aïna! Suposo que va ser això, la ment em va demanar que em deixés anar i escribís alguna cosa… I va sortir això. Anima’t i a veure si aquestes festes escrius, que segur que tens molt a dir i moltes fulles per omplir… Ànims! Una abraçada i una altra vegada, gràcies!

– Isaac y Paula: Me alegro mucho de haber sido capaz de transmitiros estos sentimientos tan oscuros y a menudo, tan escondidos dentro de nuestro ser. Y claro que si, estos momentos para el recuerdo de 2010, un gran año, sin duda. Un fuerte abrazo, felices fiestas y sobretodo, feliz “cuento de Navidad” hehe

– Fran Soler: De nada. Gracias a ti por visitar y interesarte por estos lugares. Creo que se merecen una especial atención por todo lo que simbolizan. Pasado, presente, futuro, alegría, agonía… todo en uno. Sensacional, son lugares que ejemplifican lo qué es en realidad el ser humano, algo cambiante y con muchas caras…

Alicia: Me imagino que un lugar como Auschwitz debe ser muy similar a estos lugares. Exactamente, la sensación es indescriptible. Muchas gracias y igualmente para vosotros. Felices fiestas y feliz 2011, ahora que ya se acerca… Un abrazo!

Pues anda, lo dicho, comed mucho, bebed mucho y sobretodo, pasadlo genial en estos días tan especiales! FELICES FIESTAS, nos leemos el 31 de diciembre con un resumen del año o si no, antes, con el primer capítulo de Estocolmo! (Luang Prabang està ya casi a punto, aunque me ha dicho esta misma tarde, que con el jaleo de comilonas y todo, prefiere salir a la luz a partir de 2011, así que habrá que hacerle caso, ¿no? hehe)

Un abrazo a todos!

27 12 2010
Antonio Aguilar

No voy a externderme en el comentario por no repetir lo mismo que ya está escrito arriba.

En este sitio, igual que en campos de concentración, sitios donde los conflictos bélicos se han cebado particularmente y demás, siempre he visto escrita la misma frase que solemos pasarnos por la entrepierna. “No olvidar”

La dureza que como genialmente relatas y transmiten estos sitios no debería más que recordarnos el pasado para evolucionar de cara al futuro. Ese es el motivo por el que se mantienen intactos estos sitios, y sin embargo seguimos olvidándolo y no tomando ejemplo en otras partes del mundo…

Un abrazo fuerte amigo y que tengas unas estupendas fiestas!

29 12 2010
Sele

Hola campeón,

No había tenido la oportunidad de leer tu artículo y he vuelto a sentir esos escalofríos que no me abandonaron cuando no hace tanto, como tú, viví de cerca los fantasmas de la Prisión de Tuol Sleng o los nefastos Killing Fields. He estado en Auschwitz, en Dachau, en el aterrador Museo de Hiroshima y en otros lugares de recuerdo trágico, pero tengo que decir que el sentimiento que uno percibe en Tuol Sleng es de extrema tristeza e incomprensión ante una locura en la que muchos miraron hacia otro lado. Para mí creo que fue más fuerte, quizás por ser una historia menos conocida que la del nazismo o la bomba nuclear.

Blai, un magnífico artículo, a la altura de los mejores. Un placer leerte.

Espero estés pasando una Feliz Navidad y disfrutes al máximo del cambio de año.

Nos vemos en 2011, ¿no?

Un fuerte abrazo de tu amigo,

Sele

29 12 2010
Victor asturias

Hola Blai,

El relato es impactante, no sé si algún día iré a Camboya, pero no tengo claro que tenga el valor de ver las atrocidades que cometieron los jemeres rojos. Sólo he estado en Auschwitz y no me arrepiento de haberlo visitado, la historia hay que conocerla para que no se vuelvan a repetir unos hechos que dejan ver las miserias de la raza humana.
Desearte de todo corazón un Feliz Año 2011.
Un abrazo.
P.D. con tu permiso te he enlazado en el blog http://www.elmundoatuspiesvg.blogspot.com

30 12 2010
Ku

Estupenda entrada Blai, como siempre. El S-21 es un lugar que a mi me impresionó muchísimo; muy duro, pero por algún motivo -que no soy capaz de decir- mi “favorito” de Camboya. Un lugar al que volvería, en otras palabras. Quizá sea por lo que tú dices: estando ahí, algo te cambia por dentro.

Si no te importa, voy a mencionar esta entrada en el próximo “Compañeros de Ruta” del domingo, en Diario del Viajero, ¿vale?

Un beso enorme, y feliz año nuevo!!

2 01 2011
Compañeros de ruta (LVIII) | VIAJERO

[…] continua relatándonos su viaje a Laos, Camboya y Tailandia. En su última entrada, nos muestra la cara más amarga de un país que muchos sólo conocen por los templos de Angkor o sus estupendas playas, mientras su población […]

2 01 2011
Compañeros de ruta (LVIII) - Hotel Megeve

[…] continua relatándonos su viaje a Laos, Camboya y Tailandia. En su última entrada, nos muestra la cara más amarga de un país que muchos sólo conocen por los templos de Angkor o sus estupendas playas, mientras su población […]

11 01 2011
bleid

Hola
me llamo Diego y tengo una pagina llamada Volandovoy.
Actualmente estoy relatando mi viaje por Camboya y en concreto una entrada sobre Choeung Ek.
Victor, del blog mi patriasonmiszapatos, me ha recomendado tu entrada sobre este espantoso lugar y la verdad que me ha gustado mucho
felicidades y si quieres pasate por mi blog y me comentas que te parece la mia
un abrazo

16 01 2011
btc93

Hola Diego!
Muchas gracias. No conocía tu página pero le voy a echar un vistazo estos días, que seguro que también es muy interesante!
Otro abrazo para ti!

10 09 2011
Una Vida en Mil Viajes » Mis seis lugares favoritos de Asia.

[…] Angkor es autenticidad. No hallarás nada que no sea esto. O quizás sí, la sonrisa de un pueblo, del camboyano, una gente que vuelve a sonreír. […]

11 09 2011
Una Vida en Mil Viajes » Mis seis lugares favoritos de Asia.

[…] Angkor es autenticidad. No hallarás nada que no sea esto. O quizás sí, la sonrisa de un pueblo, del camboyano, una gente que vuelve a sonreír. […]

12 09 2011
Mis seis lugares favoritos de Asia. « Una Vida en Mil Viajes

[…] Angkor es autenticidad. No hallarás nada que no sea esto. O quizás sí, la sonrisa de un pueblo, del camboyano, una gente que vuelve a sonreír. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: