De nuevo y por sorpresa… en casa.

9 08 2011

Como muchos sabréis gracias a los mensajes que he ido publicando tanto en Twitter como en Facebook, me encuentro una vez más en mi casa, descansando tras un viaje que ha tenido que terminar antes de lo previsto por varias razones, la principal de las cuales tiene que ver con mi salud. Para quien se haya podido quedar un poco más al margen de todo esto, voy a explicaros qué es lo que ha ido ocurriendo en estos últimos días de la aventura.

Todo se puede resumir en que me fui poniendo enfermo, y cada vez fue a peor. Empecé con un típico problema estomacal y tras intentar en vano reposar durante algunos días en Varanasi, me apareció una fiebre alta que aún arrastro de vez en cuando. A la fiebre le sucedieron los vómitos, los mareos pero sobretodo, lo que me hizo tomar la decisión de adelantar mi regreso fue un agotamiento físico que no me permitía realizar prácticamente nada.

Perdí 6 kilos en poco más de dos semanas y estos últimos días estuve muy débil de defensas y tomando únicamente líquidos como el suero oral, para poder mantener unos mínimos en el cuerpo. Así que finalmente determiné que el viaje debía acabar i yo tenía que volver a casa a reposar y sobretodo, a recobrar energías que tanto necesitaba. No podía seguir de esa manera y mucho menos en un lugar tan complicado como es la India.

Con un último esfuerzo sacando fuerzas de dónde no las tenía, pasé en Delhi mis últimos días y finalmente, el pasado domingo por la noche, volé de regreso a España, donde llegué hace escasas 24h y con unas ganas terribles de poder descansar después de 1 mes de pura aventura en 3 países tan distintos de Asia como son Nepal, Bhutan e India.

Aún recuperándome, hecho la vista atrás y recuerdo todas las vivencias que estos 31 días de viaje me han ofrecido. Algunas, como el baño tradicional en una casa butanesa, ya casi son recuerdos borrosos, pero otras, como los increíbles paisajes de la región nepalí del Mustang van a ser imborrables para siempre. Todas ellas, os la he ido contando en vivo y en directo desde tierras lejanas siempre que me ha sido posible, pero por suerte, aún quedan muchas otras que voy a seguir contando siguiendo este estilo. Aún tenemos que viajar juntos al Parque Nacional de Chitwan o por supuesto, adentrarnos en uno de los países más extremos que jamás he visitado, la India. Así que de momento, a esto dedicaré estos calurosos pero agradables días de agosto, a seguir desgranando experiencias de esta aventura que sin darme cuenta, ya no es presente, sino un recuerdo más.

También, y aprovechando la ocasión que me ofrece este tipo de artículo tan poco común en este blog, me gustaría agradecer a todos aquellos que me habéis seguido tanto por el mismo blog, como por las redes sociales, especialmente desde Twitter, que nos ha permitido mantener un contacto directo e instantáneo a miles de kilómetros de distancia. Por si aún no lo sabéis, este es mi twitter: @blaitc

Y ya para acabar, recordaros que a partir de bien poco, van a empezar los cambios en la web, siempre intentando que sean hacia mejor.

Un abrazo,

Blai. (@blaitc)


Acciones

Information

17 responses

9 08 2011
Victor

Bienvenido Blai! Siento que te encontraras así… aunque Varanasi no creo que sea la ciudad más indicada para reposar y mejorar del estómago!! jejeje… 31 días está muy bien y yo nunca me he ido tanto tiempo. Después de un viaje así en el que no se para ni un instante y que las condiciones no son nada cómodas, se agradece un montón estar durmiendo de nuevo en tu cama…

Ya nos irás contando todo…

Un saludo!!

9 08 2011
Cristina

Vaya, qué pena! Pero bienvenido!
Ya existirán otras muchas ocasiones para poder seguir conociendo ese continente tan apasionante. Estoy con Víctor, no creo que Varanasi fuera el mejor sitio para caer enfermo, en estos casos como te cuidan en casita, en ningún sitio. Y ha debido ser duro estar en esas condiciones y solo…
Al menos me alegro de que hayas disfrutado lo que has podido conocer en este mes! Ya nos irás contando!
Ánimo y a curarse del todo!

9 08 2011
victor asturias

Hola Blai,

Lo primero de todo me alegro que estés ya en casa, recuperándote, lo primero en esta vida es la salud.
Siento, que en la semana que estuviste enfermo en la India, no haberte enviado ánimos, pero me pilló en el viaje a los fiordos noruegos y no me conecté.
Coinicido contigo en la apreciación de que India es un país extremo…por mi parte me alegro de haber conocido dicho país, pero seguro que no volvería más a él.

Un fuerte abrazo, muchos ánimos !!

10 08 2011
Blai

Hola amigos de nuevo! Como me gusta tener tiempo para poder contestar a los comentarios que dejáis en los posts. Y pese a que todavía no estoy al 100% con la salud, esto ya es otra cosa…

– Víctor: Ya te dije en un comentario que ahora que yo he vivido Índia, te juro que te admiro! Es un lugar muy duro, es la jungla…hehe Tiene muchas cosas bonitas pero a la vez te hace sacar lo peor de ti mismo. No te permite un contacto directo con la gente y eso me gusta muy poco… Pero en fin, que me alegro muchísimo de haber visto lo que he visto y no hay duda que volveré a este fascinante país. Muchas gracias por irme siguiendo durante todo el viaje (pese a no contestar, he leído todos los comentarios) y un fuerte abrazo para ti! Ya te queda muy poco!

– Cristina: Hola Cristina! La verdad que ahora lo cuento como si nada pero durante los momentos en los que estuve peor lo pasé muy mal. Pero como dices, como en casita en ningún lado, así que ahora ya sólo queda hacer un poco de reposo e ir a mejor. Varanasi para mi fue lo más duro de todo el viaje, el caos, la gente, el desorden, la suciedad… Además, era el primer encuentro directo con India y si, fue duro. Muchísimas gracias y un fuerte abrazo, Cristina!

– Victor asturias: ¡Qué dices, hombre! hehe Gracias a ti por irme siguiendo siempre que has podido durante este mes. ¿Cómo ha ido este viajazo por Noruega? A mi me apasionó y seguro que a vosotros también. Ya recuerdo lo que comentabais sobre la India y es que tenéis razón, es un lugar muy duro por muchas cosas que te van pasando… Un muy fuerte abrazo y espero ver pronto los fiordos en el blog, eh! Gracias, amigo!

Y ahora sólo me queda seguir desgranando experiencias. Muy pronto, nuestros días en el Parque Nacional de Chitwan, con elefantes, tigres y rinocerontes incluidos… hehe

Hasta pronto,

Blai.

10 08 2011
Victor

Bueno… pues a ver cuando nos podemos ver y nos cuentas en persona. Pero de veras tu crees que en India no se tiene contacto directo con la gente??? Yo pienso todo lo contrario… Por un momento parece que hemos visitado dos lugares diferentes!!! jejejeje..

10 08 2011
Blai

Si, si, ya le dije a Sele a ver si me escapaba a Madrid unos días…
Lo de la gente no es que no lo tengas, es que la mayoría de contacto es negativo, me explico: la sensación de tener que estar siempre pendiente a que no te timen o engañen no te deja abrirte mucho a la gente. Y con eso no digo que todo el mundo sea igual, porque por suerte, también he encontrado muy buena gente.
Sabes qué pasa, Víctor? Que creo que viniendo del Sudeste Asiático, donde es todo lo contrario, la gente se abre sin más, porque son así, me decepcionó un poco no encontrar ese ambiente en India…
Pero es que es verdad que la idea de un lugar de cada uno es siempre subjetiva, basada en las propias experiencias. Si no, mira Rusia, la idea que tengo yo es totalmente diferente a la de Ku o espero que a la que te lleves tu.
Por suerte, me considero abierto a otras oportunidades y tengo ganas de volver tanto a India como a Rusia (!!! Qué ganas!)

Un abrazo Víctor!

10 08 2011
Victor

Yo es que no he estado en el Sudeste asiático, pero como dices… siempre he oido que la gente tiene una sonrisa tatuada en la cara. En India hay muchísimo turismo y esto conlleva a que estén más avispados en temas de timos… pero no son mala gente (se que tu eso no lo has dicho…) y si hablas con ellos, el mismo que te quiere timar empieza a sentir curiosidad por ti y puedes tener momentos divertidos. Yo siempre lo he dicho que en India vale mucho ir con una sonrisa por delante.

10 08 2011
Nacho

Hola Blai, soy un seguidor de http://www.elrincondesele.com y acostumbrado a ver tus comentarios por allí cuando vi que tenías página me he hecho también habitual de ella, así que ánimo porque seguro que volverás a la India y bueno lo de Rusia yo me acojoné tenía ganas de visitar Moscú y San Petersburgo y no se me han quitado pero desde luego que cuando vaya hay que tener cuidado xD Saludos.

10 08 2011
Blai

Hola Nacho! Encantado pues de que te guste el blog! Es un honor tenerte entre los lectores más fieles! hehe
Supongo que tienes razón, volveré tanto a India como Rusia y seguro que mi experiencia será muy distinta. Ah! Y que no te dé reparo ir a Rusia, te va a encantar. Simplemente yo tuve mala pata, me tocó lo peor pero eso no quiere decir que siempre sea así, miles de personas vuelven encantadas de Rusia!
Un abrazo y hasta pronto!

10 08 2011
Alberto (Notas de un viajero)

Joder Blai estás gafado con los viajes… primero lo de Rusia y ahora esto. Pero bueno, hay que estar allí para vivirlo y eso no te lo quita nadie.

Yo ya ando con los nervios del viaje, no me queda nada nada para irme, por fin!!!

Un abrazo y recuperate

11 08 2011
Pisando fuerte en Chitwan « Una Vida en Mil Viajes

[…] como ya sabéis, desde el hogar, el dulce hogar, aunque con cierta morriña […]

17 08 2011
José Carlos DS

Espero que ya andes menor Blai, al menos los últimos días en India te estuvimos acompañando, algo es algo ¿no? jeje

Venga que en nada me pongo al día con tus relatos 🙂

27 08 2011
ML

Hola Blai,

Estando de viaje no te he podido seguir pero hoy que me he podido conectar más tranquilamente me he metido en tu blog. Siento que te tuvieras que volver antes pero ha sido un pedazo de viaje. Espero poder coincidir en algún momento y que me lo cuentes en persona, mientras tanto leeré el blog cuando vuelva, que ya me queda poquito.
Espero que ya estés totalmente recuperado y pensando en más viajes.
Un abrazo desde Santiago,

3 09 2011
Mibauldeblogs

Todavía estoy por aquí. Tras el comentario que te he dejado de China he visto este post de que estabas enfermo y me ha interesado, me alegro que te encuentres mejor. es lo que pasa con los viajes. yo he tenido bastante suerte en ese aspecto, toco madera, y lo unico que me ha ocurrido es que mi mujer se puso enferma una vez y tuvimos que ir al hospital en Ecuador y pasamos 4 días en Quito de reposo.
en cuanto a la India no tengo excesivos buenos recuerdos, me pareció un caos y una degradación del genero humano en muchos aspectos. no creo que vuelva y lo unico que vi bastante cuidado es el Taj Mahal. no es un pais de mi devoción, lo siento por los cientos de incondicionales de ese pais pero es mi opinión. Y como decimos por aquí, ALGÚ HO HAVIA DE DIR!!

7 09 2011
moonflower

Blai!! Que estando de viaje no te he podido seguir y no me había enterado que habías tenido que volver antes.. jo…cómo lo siento…Pero es lo mejor que podías hacer! la salud es lo primero y caer enfermo en India y sólo, tiene que ser duro.

Quédate con todo lo bueno que viviste y con todas las experiencias fantásticas(que seguro que fueron muchas) y si tienes que volver, ya volverás…

Yo tengo un sentimiento encontrado con India. Hace ya 20 años, cuando tenía tu edad, estuve con todo listo para ir (yo sóla también). Y dos circunstancias duras de la vida, me obligaron a suspender el viaje a última hora (dos veces seguidas!). Con lo que creí que no era mi momento y dejé de planteármelo. Unos años después, cuando me lo volví a plantear, tenía India tan idealizada, que me dabía cierto “miedo” ir,para no romper esa especie de “sueño” y siempre lo iba postergando. Y desde hace unos años , le he cogido tal pereza al país, que no me apetece nada de nada.

Algún día tendré que ir seguramente…. Tengo una postal del Taj Mahal colgada en un corcho desde que tengo 13 años! (el corcho ha cambiado, la postal no 😉 ) Pero cuando el corazón me diga que me apetece. Ahora mismo creo que me agobiaría muchísimo (o quizás no.. a saber).

De momento, me quedo con el Sudeste Asiático, que allí me siento como en casa 😉 Por cierto, Camboya ha sido increíble!!

Voy a ponerme al día con tus nuevos posts!!

Un petonàs, Blai i acabat de recuperar!!!

22 09 2011
Lluis

Hola Blai, encontré tu blog de casualidad y me ha sorprendido gratamente tu esperítu viajero siendo tan joven. ¡No cambies!

Cuidate!!

23 09 2011
Jesús

Hola Blai. Acabo de volver de la India. He estado viajando por ese país 25 días yo solo. Lamento mucho que tuvieras que interrumpir tu viaje por motivos de salud, pero la salud es lo primero. Espero que ya te hayas repuesto del todo y ya tengas en mente el próximo viaje. India es un país bastante complicado y si uno no se encuentra bien, lo mejor es lo que hiciste regresar a casa.
India me ha fascinado. India no tiene términos medios. Es un país de extremos. Y lo mismo pasa con la gente. A lo largo de esos 25 días he conocido gente maravillosa, amable, hospitalaria, cordial, pero también India es el país donde más veces me han intentado engañar, timar, estafar y donde me he sentido como un total saco de euros. La gente es curiosa, se acerca a ti, habla contigo, te hace todo tipo de preguntas, algunas bastante impertinentes. Y siempre la misma historia, porqué viajas solo, dónde está tu esposa, dónde están tus hijos … La paciencia es una de mis virtudes, pero había momentos en los que se agotaba al tener que responder las mismas preguntas una y otra vez en trenes, hoteles, restaurantes, templos … Algunas personas hacían ese tipo de preguntas por mera curiosidad y superada esa barrera, e conocido a gente superinteresante con quien he mantenido largas e interesantes conversaciones. Pero no siempre me he encontrado con personas así. Desde el primer día que llegué a la India no hice más que escuchar todo tipo de historias que me contaban con la intención única y final de llevarme a una tienda. Falsas invitaciones a un café, a un chay, falsas invitaciones a visitar escuelas, centros de arte. Al principio, inventaba todo tipo de excusas para librarme de la persona en cuestión, y fui educado a pesar de su insistencia y su agresividad, en contadas ocasiones, ante mi negativa. Pero en algunos lugares y en algunas ocasiones el acoso era tal, la insistencia era tanta que ni siquiera inventaba excusas, ni contestaba, les ignoraba o contestaba a su insistencia de muy malas maneras. En algunos sitios me he sentido tan acosado que me cerraba por completo ante cualquier persona que intentara hablar conmigo. Seguro que han pagado justos y pecadores, pero el acoso y el agotamiento que éste me provocaba era tal que reuía a todo tipo de contacto con la gente. Así que me identifico al cien por cien contigo con lo que cuentas sobre el heco de abrirte con la gente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: