Viaje a Moscú. (Parte 1 de 3)

15 03 2011

Hacía ya mucho tiempo que me planteaba cual podría ser el destino de la recientemente implantada “Semana Blanca” que tendríamos de vacaciones en pleno curso. Prácticamente desde que se inició el curso en septiembre, empecé a darle vueltas a la cabeza pensando en qué lugares podrían servir para un viaje de unos 10 días de duración aproximadamente. En noviembre parecía que iba a ser Rumanía y Moldavia, pero más adelante, allá por diciembre, los amigos con los que tenía que ir me dijeron que les resultaría muy complicado poder viajar durante esas fechas por temas económicos.

Pensé que ese revés podría ser una gran oportunidad para realizar el primer viaje en solitario de mi vida, y que así como comencé a preparar una aventura que realmente me motivara al 100%. Tras deliberarlo mucho, aparecieron dos destinos finalistas: Turquía y Rusia. Ambos países me atraían mucho y el hecho de tener que decidir entre uno de ellos parecía que iba a ser algo difícil. Sin embargo, al plantearme la posibilidad de poder ser acompañado por mi madre durante los primeros días y al hablar con ella la decisión fue clara: Rusia.

El precio de los vuelos eran muy similares, siendo Moscú el más económico. A sabiendas de que Rusia era un destino exigente y que requería de una preparación especial decidimos hacernos con los billetes un 24 de enero de 2011, dos días después de la exposición de mi Trabajo de Investigación en la que conseguí emocionar a mis padres. Seguramente, la ilusión que les desperté contando qué significaba para mi viajar fue la clave para que mi madre accediera a acompañarme a una ciudad que ella tenía muchas ganas de visitar pero no a -20ºC.

Lee el resto de esta entrada »